Un retorno en busca de la raizalidad en Chía

Comparte en tus redes

Cristina Bendek nació en la isla de San Andrés en octubre de 1987. A los 16 años tras terminar el bachillerato se trasladó a Bogotá a estudiar Gobierno y Relaciones Internacionales. Entre el 2011 y el 2016 vivió entre Bogotá y Ciudad de México trabajando en emprendimientos propios.

Tras trece años de ausencia de su natal isla, Cristina regresó a San Andrés. Trabajó como periodista y en mayo de 2018 terminó de escribir su primer manuscrito, Los cristales de la Sal, que resultó ganador del Premio Nacional Elisa Mújica de novela escrita por mujeres, otorgado por Idartes y la Alcaldía de Bogotá.

Para Bendek su libro “es la aventura de un retorno, el relato de un retorno que se convierte en una aventura que quise hacer novela en la que pudiéramos leernos los isleños, pero también una novela en la que muchas personas de afuera puedan encontrar respuestas a muchas preguntas y que puedan además descubrir el lugar mucho más complejo que es el que tiene San Andrés, el Archipiélago de San Andrés y Providencia, trascendiendo una cantidad de imaginarios fantasiosos y simplistas sobre el paraíso, sobre el mar de los siete colores. Yo lo que hago es combatir un poco estos imaginarios y además trazar una línea de tiempo que nos une en la historia con todos los proyectos coloniales en el gran Caribe y eso me parece muy interesante sobre todo porque la novela tiene mucho de inglés y de creole y ahí lo que intenté precisamente fue poner a disposición de los lectores algo que les permitiera conectarse íntimamente con San Andrés, algo que tal ves no se logra en un viaje corto”.

¿Qué significa lanzarlo en Chía, la tierra de la luna?

“Yo creo que todos los lugares que tienen un vínculo tan fuerte con el pasado y unas herencias de saberes tan distintas a las que predominan, tienen un quehacer y un recorrido en el presente para poder develar muchas cosas que quedan escondidas y creo que en ese viaje uno descubre también cosas propias, secretos propios que lo ayudan a reconciliarse con uno mismo. De eso se trata la novela, de ir al pasado, no para obsesionarse con el, no para imponerlo sobre el presente, sino para poder desatar los nudos que vienen con el y que todavía venimos cargando. Mi esperanza, siempre que presento el libro, es poder proyectar el Caribe porque todos somos hijos de migraciones, es una realidad que siempre hay que ir buscando”.

Y sí, en esa búsqueda Cristina Bendek se identifica con Verónica Baruq, la protagonista de Los Cristales de la Sal. “Ella tiene un perfil étnico cultural como el mío. Es raizal pero hija de padres continentales, tiene sangre árabe, pero también de la costa continental y del interior del país, pero es raizal y quiere descubrir cómo es esa raizalidad que ella tiene, de dónde viene, qué la integra, qué la une y qué la distancia del pueblo étnico”, dice.

Lanzamiento en Chía

La convocatoria del lanzamiento de su libro en Chía dice: “Regresar a San Andrés hace que Verónica Baruq cuestione su relación con la isla. Una foto inquietante de sus tatarabuelos y el raro encuentro con Ma Josephine, una anciana raizal a quien conoce frente a la First Baptiste Church, son algunos de los detonantes que empiezan a revelar detalles de sus orígenes. Su pasado no solo la pone en contacto con la desconocida historia de la isla, sino también con los movimientos sociales que, entre zouk y calipso, celebran la identidad raizal, hacen thinking rundowns, resisten”.

Lugar: Garabato Librería-Café.

Avenida Pradilla No. 2-08 local 8 Chía

Fecha: jueves 13 de junio de 2019

Sobre el premio Elisa Mújica

“El Premio se concibe como un homenaje a Elisa Mújica, una de las escritoras colombianas más destacadas del siglo XX, de quien, en enero de 2018 se conmemoraron 100 años de su nacimiento. Nacida en Bucaramanga, Elisa Mújica desarrolló su carrera literaria en la ciudad de Bogotá en donde vivió por varias décadas; empezó a publicar a finales de los 40’s en diversos géneros entre los que se cuenta la novela, el cuento, la literatura infantil, la entrevista, la crónica, la crítica literaria, el ensayo, versiones de cuentos populares, prólogos y ediciones de obras de la literatura colombiana. Colaboró en las más importantes revistas y periódicos del país. Su obra refleja el quehacer de las colombianas en diversos campos de la vida nacional con textos que permiten reconstruir la labor de la mujer de mediados del siglo XX.

Elisa Mújica fue la primera en alcanzar la posición de miembro honor de la Academia Colombiana de la Lengua y fue elegida por votación secreta desde 1984 como miembro hispanoamericano de la Real Academia Española. Es recordada por ser de las pocas novelistas de su época que criticó con insistencia la distinción existente entre las oportunidades para hombres y mujeres y celebró la perseverancia de las mujeres colombianas”.(https://convocatorias.scrd.gov.co).

 

 

Deja un comentario