Entre Rosas y Espinas…

Comparte en tus redes

Trabajada en técnica de forja en frío, con varillas, alambres de púa, cobre y láminas de control, la obra de la artista Luz Ángela Castro Monroy, que se encuentra actualmente expuesta en la biblioteca Hoqabiga de Chía, nos muestra a la mujer vulnerable, esa que ha sido maltratada física e interiormente y que, de una manera u otra, ha llegado a contarle sus historias para que por medio de sus esculturas estos relatos sean exorcisados.

Eso siente Luz Ángela cuando nos expresa la intención de su obra. «Fueron inicialmente 19 bocetos que, después de mucho moldear estos materiales, llegaron a plasmarse en 13 esculturas. Nacieron de las muchas historias que he escuchado en mi vida a varias mujeres, compañeras de colegio, de trabajo, pero siempre mujeres vulnerables», dice la autora.

Y es que la vida de esta artista ha estado signada por la mujer. «La conexión con la mujer es enorme. Desde el colegio las he escuchado, me he convertido en una especie de psicóloga sin título, pero de primera mano, porque en muchas de ellas hay historias de sufrimiento, hay dificultades y esta exposición es un homenaje a ellas», dice.

«Entre Rosas y Espinas» recoge también espacios de su vida, del dolor que sintió cuando murió su padre. «Quiero que cualquier mujer que la vea piense que es ella. En este mundo es difícil ser mujer», agrega con vehemencia.

Sobre el momento de crear a estas mujeres cuenta que se inició queriendo modelar obras figurativas, pero en el camino su trabajo se tornó abstracto. «Al enfrentarme con la realidad no pude hacer los detalles porque el material no se deja moldear fácilmente. Después de mucho experimentar, el mismo material me direccionó y el resultado final me dejó satisfecha», comenta contenta porque consiguió expresar lo que quería.

El producto de todo ese trabajo a punta de prensa, segueta, equipo soldadura eléctrica, cizalla, tijeras para lámina, martillo, taladro y gubias (especie de formón para tallar), son las 13 maravillosas esculturas elaboradas por esta joven y sensible mujer, artista en todo sentido, estudiosa del arte a más no poder, cálida, conversadora, amorosa esposa y querendona madre de sus siete hijos; solidaria y sobre todo, trabajadora incansable en su casa taller que abre con generosidad para compartir despreocupadamente su vida y su arte.

 

 

Deja un comentario