La Chapucera, diseño comprometido con la naturaleza

Comparte en tus redes

La chapuza se define como un «trabajo hecho sin técnica ni cuidado o con un acabado deficiente», y fue de la palabra chapuza de donde Lorena Cabra tomó el nombre para su nueva empresa de diseño a la que llamó: «La Chapucera». La diferencia con la chapuza es que en La Chapucera cada objeto es elaborado con el más grato cuidado y amor.

Su creadora es una reconocida artista de Chía que ha sido ilustradora, decoradora, muralista, diseñadora de maquillaje y pintura corporal, artesana, gestora cultural y maestra docente de artes plásticas para niños y adultos.  «La idea es ayudar al planeta reutilizando, reciclando y reduciendo materiales usados para elaborar objetos con diseño», dice sobre su nuevo trabajo artístico, concebido con un claro compromiso con la naturaleza.

Con la respuesta a su primera colección, que se vendió toda entre Colombia y Panamá, Lorena se dio a la tarea de preparar la segunda que trae además, aretes, amuletos, escapularios, brazaletes, botones, hebillas y broches. Esta nueva creación, a la que llamará Mujeres Vintage, trae una pintura suya, «es una alusión un poco retro, dirigida a mujeres de todo estilo para que se identifiquen con los objetos que utilizan» expresa.

En esta preciosa labor de creación la acompaña con dedicación, en el proceso de coser y bordar cada pieza, su mamá Cecilia Neira. «Es una madre con buen gusto y sentido de la estética, sabe combinar color y me pesca mis ideas», comenta con felicidad la diseñadora.

¿Y qué viene ahora para La Chapucera? «La idea es exportar, mirar otros mercados. Este es un trabajo atrevido en la moda, no mucha gente se atreve a usarlo, aquí son más clásicos. Es para jóvenes, para aventureros».

Y sí, es arte reciclado trabajado con diseño, mucho color y atrevida precisión. Pero, a toda vista, La Chapucera es una fábrica de pequeñas obras de arte elaboradas con amor.

 

Deja un comentario