Como una manera de honrar la memoria, de conmemorar su nacimiento y promover la divulgación de la obra de uno de los referentes más importantes del arte en Colombia la ministra de Cultura, Carmen Inés Vásquez, declaró el año 2020 como el Año del Centenario de Alejandro Obregón.

El Ministerio de Cultura de esta manera rinde homenaje a uno de los más prolíficos artistas de la plástica colombiana, el maestro Alejandro Obregón, en conmemoración de los 100 años de su natalicio. “Hay que destacar su aporte al arte nacional como materia de interés para la investigación y referente para las nuevas generaciones de artistas emergentes”, señaló la ministra.

Exposición en su honor

En el marco del reconocimiento a Obregón, el Museo Nacional de Colombia realizará en octubre próximo una exposición donde se exaltará el valor de su obra, en compañía de 7 creadores nacionales quienes, a nivel de fotografía y artes plásticas, comparten el escenario de su natalicio en 2020 y cuyos aportes creativos han sido fundamentales en la renovación del panorama artístico colombiano.

En la muestra estará la obra de los fotógrafos, Manuel Humberto Rodríguez Corredor, ‘Manuel H’ y Nereo López Meza; y los artistas plásticos Lucy Tejada Sáenz, Edgar Negret Dueñas, Cecilia Porras Porras y Enrique Grau Araújo.

La exhibición también prestará muchas obras inéditas o poco difundidas de los creadores que por sus formatos o técnicas han sido ignoradas en anteriores estudios del período. Como ya es usual en las propuestas del Museo Nacional, la exposición contará con un contexto socio político que permita a los públicos aproximarse a las circunstancias en el que fueron creadas el centenar de obras exhibidas.

 Sobre el maestro Obregón

Obregón nació el 4 de junio de 1920 en la ciudad de Barcelona (España) y a la edad de 6 años se trasladó con sus padres a Barranquilla. Su obra se caracterizó por sus aportes al movimiento expresionista, creando una iconografía esencial para la modernidad en Colombia. Su prolífica trayectoria ha explorado temas asociados a la crítica política y social, los bodegones y la naturaleza colombiana.

El trabajo de Obregón, que abarca la producción de pinturas en caballete, murales, gestión cultural y educación, es considerado como uno de los más relevantes e influyentes del arte moderno en Colombia. Hijo del colombiano Pedro Obregón y la catalana Carmen Rosés, Alejandro Obregón siempre estuvo profundamente vinculado al caribe colombiano. Aunque estudió en la Escuela del Museo de Bellas Artes de Boston y en la Llotja de Barcelona, su formación se caracterizó por rechazar el academicismo y preferir la educación autónoma de artistas desde Francisco de Goya, Paul Cézanne, Pablo Picasso hasta los muralistas mexicanos.

Los principales temas de la pintura de Obregón son los retratos de familiares y amigos, además de varios autorretratos, desde el muy cézanniano del pintor sentado que sostiene un pincel (1943), hasta Dédalo (1985), pasando por los Blas de Lezos (1977-1978), los animales (en una fauna interminable que incluye desde cóndores y toros hasta barracudas, mojarras y camarones, pasando por chivos e iguanas), las flores carnívoras y nocturnas, las escenas de violencia y, sobre todo, los paisajes (con claras alusiones al mar, a las playas, a las tempestades, a los eclipses y, especialmente, a los vientos).

Esta iniciativa del Ministerio de Cultura es fundamental para recordar el legado, la vida y obra de Obregón, considerado como un expresionista romántico, con su polifonía entre la figuración y la abstracción que nunca se desprendió del todo de la naturaleza. Hoy se conmemora el nacimiento de un hombre que marcó un hito

Su trascendencia en el arte colombiano.

El Ministerio de Cultura, y el Museo Nacional de Colombia dentro del programa expositivo denominado “Homenajes nacionales”, presentó la exposición temporal “Alejandro Obregón, pinturas 1947 – 1968”.  De igual manera la resolución también invita a promover los aportes del centenario en las fichas técnicas de todas las obras del artista que hagan parte de las colecciones de los museos de Colombia o en sus activos digitales.

Marta Traba, quien fue la mejor crítica de su obra, escribió en 1961: “La llegada a la pintura colombiana de Obregón nos coloca ante el primer pintor de talento con que cuenta Colombia en este siglo. La obra del artista es de desarrollos claros y su evolución está llena de pautas que muestran de manera inequívoca la alianza del talento y del trabajo”.

Así lo reconoce hoy el Ministerio de Cultura al expedir una resolución que rinde tributo al hombre que, con instrumentos del cubismo y el expresionismo, representó a todo el país y lo exploró en la naturaleza de su esplendor y ruina.  

Fotografía portada de la obra «Sortilegio» tomada de la revista Arcadia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí