8 jóvenes de Chía le apuestan a la buena cocina, en época de pandemia

0
1620
BELCO es el emprendimiento de dos jóvenes de Chía en época de pandemia.
Marian Correal y Sebastián Bello, elaboran exquisitos chorizos para ayudarse en esta época de confinamiento.

Son talentosos, trabajadores, amantes y profesionales de la cocina y de otros oficios; son jóvenes, y ante todo generosos con el optimismo en medio de este inusual encierro que los obligó a renovar sus vidas, ofertas e ilusiones. Por ello, afilaron cuchillos, amasaron, prendieron hornos y fogones para crear y así deleitarnos con nuevas opciones. Algunos quedaron sin empleo, otros cerraron sus pequeñas empresas por la misma causa pero hoy, después de 5 meses de confinamiento, que cada vez se estira más, van con paso firme haciéndole el quite a la pandemia. El trabajo lo han desarrollado desde las cocinas de sus casas o en desde lugar en el que habían logrado ‘amasar’ parte de sus sueños. El Viajero por la Sabana habló con ellos para conocer qué están haciendo, cómo ven su futuro y cómo podemos apoyarlos.

Belco

Sebastián Bello y Marian Correal

«Somos una pareja de jóvenes que trabajaba cada uno en su medio hasta la llegada de la pandemia en la cual decidimos poetizar todas aquellas aspiraciones que teníamos de libertad, y ahí surgió Belco, una expresión total del sello de nuestras almas, que esperamos llegue a cada rincón que encontremos. Nuestro producto principal es un chorizo 100% artesanal cuyo proceso de inicio a fin tiene total dedicación. De nuestras manos a la puerta tu casa», así definen su emprendimiento, Sebastián y Marian, una joven pareja que recién comenzaba a convivir y entonces… llegó la cuarentena.

«Nuestro producto se entrega en caja por 5 unidades, empacado con el mayor amor y la marca total de nuestro estilo. Su valor es de $12 500 incluido el costo de envío».

Sebastián Bello se desempeñaba como sous chef de un restaurante bogotano y Marian Correal, su pareja, era freelance en proyectos de fotografía y publicidad y estaba terminando su último semestre de Comunicación audiovisual. «La pandemia fue bastante radical pues nuestro trabajo está directamente relacionado con el contacto social, así que se hizo efecto el cese de nuestras funciones por un tiempo», dice Sebastián.

¿Qué hace diferente al producto Belco?

«El chorizo de Belco surgió de un estudio a las posibilidades del mercado en vista de aquellas cosas que aún no se venden o que se vendían de manera distinta a la nuestra. Nos diferenciamos por los procesos que usamos para su elaboración, en la calidad de ingredientes que manejamos, y en el estilo propio que imprimimos en la marca. Tenemos en proyección ofrecer productos de la misma línea de embutidos para otro tipo de clientes ya sean vegetarianos o preparados con otras proteínas», responde este gastrónomo del Politécnico Internacional con especialización en artes culinarias modernas.

¿y cómo llega una comunicadora audiovisual al mundo de la cocina?

«Mi amor por la cocina nace de ver a mi familia, y en especial a mi abuela, dedicarle tanto tiempo y amor a su quehacer. Tuve que buscar mi propia manera de conectarme con la cocina pero una vez lo hice se abrió ante mi un mundo de sensaciones e historias por conocer detrás de cada plato. Soy contadora de historias y la gastronomía tiene muchas por contar», dice Marian Correal.

Para ellos, la producción de sus exquisitos chorizos, porque son muy ricos, continuará así finalice la pandemia. «Seguiremos con el proyecto alternándolo con nuestros trabajos pues sabemos la importancia del mismo y respetamos el amor que este merece. Queremos brindar experiencias a cada comensal con enfoque pedagógico, didáctico y mas humano», puntualizan.

Contacto: cel. 320 221 77 22 Instagram:@belco.delivery

La Farfalla Pastelería

Juliana y Camila Arbeláez

Camila, a la izquierda, es la diseñadora encargada de la imagen de La Farfalla y de decorar la producción de tortas, mientras el sabor está en manos de Juliana, la chef de la empresa.

Jualiana (gastrónoma) y Camila (diseñadora gráfica) son las propietarias de La Farfalla Pastelería, una empresa de exquisitas tortas y bocados pasteleros, que inició su mamá Lucía Pierotty y que ellas heredaron gustosas y han continuado manejando con buen pulso. La pandemia las cogió trabajando fuertemente y por supuesto tuvieron que cerrar. Pocos días después iniciaron su plan salvavidas con postres ofrecidos a sus vecinos y amigos, y, luego de la implementación y cumplimiento de todas las medidas sanitarias en su lugar de labores, que es cerrado, siguen vendiendo por encargo, y el tren de vida continuó como venía.

¿Cómo las ha tratado la pandemía?

«La pandemia, a pesar de todo, ha sido positiva, hemos sacado provecho a esta situación, hemos tenido la oportunidad de cambiar y ver otros horizontes en nuestras ofertas», dice Juliana.

Bueno, y sí que lo ha sido, pues además de las tortas, sacaron para el día de la madre y el padre, cajitas a precios cómodos, con brownies, alfajores y conservas; semanalmente elaboran exquisitos rollos de canela, focaccia y ya está saliendo el pan de banano. Trabajan por encargo y avisan a su clientela cuando abren y cierran los pedidos. El domicilio, es netamente familiar, también les colaboran sus padres, hermano y cuñada. No cerraron, al contrario, aumentaron en tres el número de sus colaboradores.

Contacto: Cel. 302 263 90 64 Instagram:@lafarfallatortasypostres

180°Fit Food

Juan José Bernal Gutiérrez

«Soy administrador ambiental, y tuve la oportunidad de trabajar en un proyecto de comida saludable donde adquirí una gran experiencia, la cual me impulsó a crear esta alternativa gastronómica para Chía y la región», así cuenta Juan José Bernal Gutiérrez, la manera como ingresó en la creación de esta nueva experiencia. Su producto: exquisitas y frescas ensaladas, prácticamente del corte a la mesa.

¿Cómo lo encontró la pandemia?

Tenía un empleo estable, pero como la mayoría de los colombianos quedé sin trabajo y por esta razón nació la iniciativa de emprender con 180°Fit Food. Una empresa pensada para incentivar a la gente en darle un giro de 180° a su alimentación y mostrar que somos una alternativa de comida saludable. Por eso se llama 180°Fit Food.

¿Cómo surgió el diseño del producto?

Los platos surgieron de generar la cultura de comer sanamente, consumiendo un buen plato de ensalada adicionándole proteína animal y vegetal para tener una comida balanceada. Sus nombres expresan los ingredientes de cada una. Aqua, con camarones al ajillo; Intensa, con pollo BBQ; Trópico, con pollo al mango y Vegan con tofú. Nuestras ensaladas cuentan con un valor agregado y es que todos nuestros empaques y utensilios son reciclables y biodegradables porque queremos que todos los productos estén en armonía con el medio ambiente.

Aqua, con camarones al ajillo; Intensa, con pollo BBQ; Trópico con pollo al mango y Vegan con tofú, combinadas con frescos vegetales, son hasta ahora las cuatro opciones que, a muy buenos precios, pueden llegar a la puerta de su casa.

¿Es una empresa solo para pasar la pandemia?

No, nuestra visión es consolidar una empresa que pueda generar empleo y poder trabajar directamente con los campesinos, quienes gracias a su labor permiten que emprendedores como nosotros podamos existir. Lamentablemente, a la gran mayoría de los colombianos se nos olvida que vivimos en un país netamente agricultor y que debemos más bien aprovechar y trabajar esta riqueza. En estos momentos estamos trabajando en la creación de nuevas recetas que involucren a toda la familia.

Contacto: Cel. 315 374 42 34 y 313 212 20 45 Instagram:180_fit_food

Casa-be

Pablo Sánchez Becerra

«Hasta el 24 de marzo trabaje en Andrés Carne de Res, uno más de los cientos de restaurantes afectados por esta pandemia, negativa para todos, pero en otros aspectos positiva como lo ha sido para mi, porque haciendo sushi mi cuarentena se ha hecho más llevadera y productiva, y he contado con un apoyo incondicional de las personas mas cercanas», dice Pablo Sánchez, el autor de estas delicias, puntualizando que se siente feliz de compartir parte de su cocina en este emprendimiento, «hecho con la mejor energía».

Los exquisitos platos que elabora rondan entre los 17 a 22 mil pesos.

¿Cómo lo encontró la pandemia?

Cuando llegó el confinamiento se desempeñaba como maestre de calidad gastronómica en Andrés Carne de Res, restaurante que cerró sus puertas apenas comenzó la cuarentena. «A mi me llegó como un cambio positivo para emprender mi propio negocio. La idea de los platos surgió de los años de trabajo en el área de la cocina asiática, empecé con una carta chica y ya he ido ampliándola en todo el tiempo de la cuarentena», dice, y también me cuenta que además de sushi, ofrece burritos, tacos y bowls y su sistema de entrega de domicilios ha sido por medio de mensajerías urbanas para así hacer un círculo de apoyo entre los jóvenes.

En el entretanto, de un tiempo tomado para la publicación de esta entrevista, Pablo Sánchez se rompió una mano, accidente que lo obligó a reorganizar su propuesta mientras se recupera. «Estoy vendiendo kits completos para hacer sushi en casa, con todos los ingredientes cortados, las salsas listas, la esterilla, etc. para 3, 10 y 20 comensales», comenta con optimismo.

¿Seguirá con su empresa, una vez pase la pandemia?

«Sí, seguiré con este emprendimiento ya que estoy armando unas buenas bases sólidas para que siga marchando después de la pandemia. Veo hacia el futuro un tiempo muy abierto a posibilidades gigantes en la industria, empezando por Chía, que cuenta con un potencial y un semillero de muchos y muy buenos emprendimientos y cocineros», expresa vehemente mientras espera con paciencia que termine la incapacidad a la que ya le falta muy poco tiempo.

Contacto: Cel. 322 820 12 37 Instagram:@pablo_san

TASTE Kitchen Club

Daniel y Augusto Hernández

Daniel, en la foto, es quien hoy está a cargo de las clases virtuales mientras su hermano, Augusto, está dando clases privadas.

«Taste Kitchen Club de Chía es un club de cocina creado para que niños, adultos, familias, amigos puedan compartir y aprender el arte de cocinar», así definen sus dueños, en las redes, a este pequeño y maravilloso lugar en donde recibir un curso sobre cómo preparar un plato, mientras se toma un buen vino, es una de las mejores experiencias gastronómicas que ofrece Chía.

Sus propietarios son los Hernández, dos hermanos cocineros profesionales, el mayor Augusto combina su trabajo con la especialización de sommellerie y el otro, Daniel, con la de Gerenciamiento Gastronómico. La pasión por la cocina de estos dos jóvenes comenzó en su casa y los llevó, primero a estudiar en el Gato Dumas de Bogotá y luego en el de Buenos Aires, para adquirir experiencia después, en reconocidos restaurantes de Buenos Aires y Dubai.

Con ese bagage bajo el brazo, volvieron a Colombia con un año de diferencia y con el objetivo claro de compartir su conocimiento en el país. Abrieron entonces Taste Kitchen Club, un pequeño y cálido lugar en donde dictaban clases diarias de cocina y pastelería y sus alumnos podían compartir mientras se tomaban una copa de vino, una cerveza, un café, o celebraban su cumpleaños en torno a la preparación de un exquisito plato. Y entonces llegó la pandemia y los obligó a cerrar y a esperar cómo reaccionaban sus clientes mientras buscaban otras alternativas.

¿Y qué hicieron entonces?

«Iniciamos las clases virtuales, privadas y grupales, desde una plataforma. Esto significó una oportunidad para reinventarnos y buscar la manera de ofrecer lo que hacíamos con nuestros clientes, pero esta vez por otros canales. Por otro lado, la expectativa del tiempo de duración de esta situación hizo que nos planteáramos hacer esto no de una forma temporal sino de una forma permanente», me responde Augusto, el sommelier del lugar.

Por 90 minutos de clase de cocina en vivo, incluyendo receta y fotos, puedes pagar desde $15.000 COP/menos de 4 USD.

¿Cómo ven el futuro?

«Día a día vemos como tarda esta situación y ya estamos asimilando que ésta puede llegar a ser una dinámica social diferente y hay que adaptarse a ella. Nuestras clases eran cien por ciento presenciales con el fin de compartir, ahora cada persona lo está haciendo desde su casa y hay un núcleo más cerrado. Creo que en todos los campos se está manejando este estilo de respuesta, esta manera de compartir cada vez menos presencial, a través de una plataforma, y que independientemente pase la pandemia puede llegar a quedarse entre nosotros», dice.

Y con el paso de los días que ya son meses, y con el alargue del confinamiento, Daniel quedó a cargo de la empresa y de las clases virtuales, mientras Augusto maneja las clases privadas. Un par de buenas experiencias que se pueden disfrutar desde cualquier lugar de confinamiento.

Contacto: Daniel Hernández cel. 301 572 1811 / Augusto Hernández cel. 301 763 25 62 Instagram: @tastekitchenclub

Sobre Chía…

Chía es una agradable población colombiana, situada a 28,19 km de Bogotá, con una inmensa riqueza cultural, natural e histórica, con innumerables atractivos turísticos y actividades culturales; con un amplio recurso patrimonial, artesanal y artístico; así como su pertenencia a la zona rural y su legado ancestral con el Resguardo Indígena. Todo estos encantos la han convertido en un destino completamente atrayente para visitantes regionales, nacionales y extranjeros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí