«Ilusiones en Madera», juguetes con un propósito

0
61

«Ilusiones en Madera», juguetes con un propósito

Sandra López es sicóloga de la Universidad Javeriana, con maestría en Educación, una mujer apasionada y comprometida con su trabajo ya sea con la madera o con su labor como profesional. Es también una mujer sensible a toda prueba ya que parte de su vida como sicóloga la ha dedicado a trabajar con adultos mayores con enfermedades neurodegenerativas; así como en apoyar a familias de desaparecidos, a desplazados víctimas del conflicto armado, a niños y jóvenes con intento de suicidio, con abuso sexual o maltrato, y a mujeres para lograr justicia de género; en fin, a todo ese maremágnum de situaciones que ha generado este país tan complejo.

Pues bien, además de ejercer toda esa labor social, a esta juiciosa mujer le encanta trabajar con la madera, pasión que heredó de su padre, un ingeniero civil que combinaba perfectamente su profesión (construyó la torre Colpatria y trasladó el edificio Cudecom de una calle a otra) con la labor de la carpintería. De él aprendió que para poder dirigir hay que saber hacer y así fue que se metió a elaborar con su padre variados objetos y juegos de madera.

Este año, un infortunado accidente la obligó a hacer un pare en su trabajo como sicóloga y a volver a pensar su vida. Así fue como encontró una convocatoria para mujeres emprendedoras, en el Centro Comercial Fontanar de Chía,  llamado al que acudieron 350 mujeres de las cuales, después de dos filtros, quedaron 27 para entrar en un proceso de formación empresarial. Fueron cuatro meses de aprender sobre ventas, costos, relaciones y cómo proyectar su vida a través de su emprendimiento, entre otros temas.

«Yo he dictado talleres a diferentes poblaciones en Colombia y siempre me ha gustado jugar con los participantes. Esta terapia los enseña a empoderarse, a imponerse retos, a recuperar su autoestima y a fortalecerse», dice López. Y fue así como durante esa capacitación pensó en cómo integrar sus juegos de madera (hobby) con su profesión, como una forma de fortalecer esos procesos cognitivos a través del juego. Acudió entonces a una fisioterapeuta en busca del respaldo de un profesional que desde lo físico pudiera apoyar su trabajo con lo cognitivo y nació entonces «Ilusiones en Madera», la empresa con un propósito que hizo su debut en una exhibición en Fontanar el 7 y 8 de septiembre pasado.

Y este debut fue tan exitoso que vendió todo y se llevó el premio a «Mejor idea de negocio nuevo». Jóvenes, niños, adultos mayores y familias completas jugaron en su stand y le compraron más de 50 juegos entre los que estaban «A pescar», «Torre de Hanoi», «Átomo, «Zancos» y el «Cubo Soma» entre otros. «Detrás de ellos hay un sentido porque el juego desarrolla la lógica, la capacidad de análisis y la motricidad fina», dice.

Átomo

Pero, lo más importante para ella es que sus juegos funcionan. «Parte de lo que ya he hecho en este proceso es haber verificado que los juegos sí funcionan, les gustan a los pacientes y además se divierten. El propósito es que cumplan su función, que el paciente lo juegue y además juegue con su familia».

¿Qué viene ahora para su empresa?

«Quiero llegar a todas las familias y pacientes de Colombia y también mi deseo es exportar».

Así es Sandra López y su trabajo con un propósito, una mujer que además de ser la madre dedicada de Martín, es también la autora del libro «Hija de la guerra», una novela que narra la vida de una víctima del conflicto armado que narra su dolorosa historia. «Es un libro un poco violento, descriptivo, de relatos crudos, que muestra la verdad alrededor del conflicto armado en Colombia».

e

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí